Leyendas y mitos


Leyendas mexicanas y mitos son dos palabras que a menudo las personas utilizan como sinónimos, aunque en realidad no lo son. Justamente en el artículo del día de hoy, trataremos de exponer las diferencias que existen entre ambas.

Por tal motivo, empezaremos definiendo a las leyendas. Éstas son cónicas que la gente va recabando generación tras generación y cuyo origen siempre estará cimentado en un hecho histórico o en una proeza realizada por una persona muy querida o muy respetada. No obstante, cabe señalar que con frecuencia a estos hechos se les adicionan circunstancias que jamás ocurrieron pero que son parte fundamental del imaginario colectivo.

En contraste, la creación de los mitos obedece principalmente a las creencias teológicas de los lugareños. Por ejemplo, el dios de la lluvia que se encarga de regar los campos periódicamente para que las cosechas se recojan en tiempo y forma.

Hay cosas que las leyendas y mitos comparten entre sí como la simbología que intentan transmitir. Siguiendo con este tema, nos gustaría señalar que los mitos se encargan de mostrarnos una relación indirecta entre esclavo y amo, pues recordemos que en ese caso los dioses son los Regidores del universo y los seres humanos únicamente acatamos sus designios fielmente.

Esto se ve reflejado en la mitología griega, en donde los dioses descansaban en el Olimpo, mientras que la gente vivía en la tierra.

Finalmente, sólo nos resta comentarte para entender y disfrutar de leyendas y mitos primero que nada debemos de revisar el contexto histórico en el que se desarrollaron, ya que algunas veces dichas historias no pueden ser trasladadas a la época actual mediante un proceso de “actualización” debido a que sencillamente nuestra percepción del mundo ha variado en demasía con respecto a las antiguas civilizaciones.

Esta entrada fue publicada en Leyendas mexicanas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *