La historia del dos

La historia del dosEn el comienzo solo existía la nada, el espacio en blanco infinito que no albergaba nada y que no era contenido por nada. Entonces apareció el Cero, la nada se hizo ser y adoptó una forma redonda con la cual contener todo el espacio vacío. El Cero, en un principio, fue feliz existiendo solo. Pues si nunca existió otra cosa la soledad tampoco existía. Comenzó entonces a ocurrir algo muy extraño en la mente de El Cero, resulta que estaba notando que era necesario desarrollar algo que le ayudase a organizar sus momentos de diversión. Entonces El Cero comenzó a pensar que algo “transcurría”, y dijo que ese torrente se llamaría “Tiempo”.

Tiempo fue el compañero de juegos primario de El Cero, con el conoció lo bueno y lo malo de aquello que en el futuro alguien llamaría “la vida”. El Cero y Tiempo se la pasaban ideando un mundo en el que existiesen más cosas con las cuales poder jugar. Pero según indica el cuento, comenzó a pasar algo extraordinario mientras los dos amigos jugaban. Mientras El Cero, que representaba el vacío permanecía exactamente igual a sí mismo Tiempo cambiaba, sus facciones se demacraban y comenzaba a ocurrir algo que era nuevo para ambos: llegaba la vejez.

Tiempo nunca podría morir, pues es viejo y joven al mismo tiempo, pero sí se desgasta, y por eso a El Cero se le ocurrió crear, con la ayuda de Tiempo dos “seres” nuevos: Uno y Dos, quienes no solo acompañarían a los amigos durante sus juegos sino que también serían los encargados de edificar el mundo que tanto habían soñado.

Y fue así como todo fue construido por los números, que con el tiempo se irían multiplicando a partir de uno y dos hasta el infinito, creando mundos nuevos y maravillosos.

Esta entrada fue publicada en Leyendas de terror. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *